Crisis del dólar: por qué alertan que es débil el plan oficial – iProfesional.com

La deuda argentina rinde como si estuviera el borde del default y los depósitos en pesos llevan 3 meses seguidos de caída. La brecha trae alivio

La primera semana de diciembre dejó un saldo ambivalente en lo financiero para los activos argentinos. Por un lado, el dólar paralelo bajó y el Banco Central dejó de perder reservas. Por el otro, los bonos siguen muy flojos con tasas del 16% en dólares (precios de default) y los depósitos privados en pesos al cierre de noviembre pasado muestran una caída por tercer mes consecutivo. Para los especialistas, el Gobierno logró estabilizar el barco pero sigue habiendo grietas en la estrategia.

Concretamente, todavía la deuda argentina (que emitió Martín Guzmán hace algunos meses como consecuencia de la reestructuración de deuda) sigue en estado de “paria”. No hay compradores y los precios se estabilizan recién cuando los vendedores (que son mayoría) desaparecen de las pantallas.

Sin embargo, destacaron desde la mesa de operaciones de Balanz Capital, el flujo en bonos soberanos en dólares la semana fue un poco mayor comparado al de la anterior. Durante estas 5 ruedas la tónica del mercado fue vendedora, aunque la parte larga de la curva fue la más castigada. Mientras que los bonos cortos sufrieron bajas de 1 dólar en promedio, los bonos largos como el 2038 o 2041 sufrieron bajas de entre u$s1,5 y hasta u$s2.

“Donde más volumen operado hubo fue en el Global2030, que volvió a rendir por encima de 16% y es por otro lado el instrumento que están usando muchos inversores locales para dolarizar cartera”, destaca Balanz Capital.

Los bonos argentinos no repuntan y tienen rendimientos del 16% en dólares.

Los
bonos argentinos no repuntan y tienen rendimientos del 16% en dólares.

La deuda, otra vez a precio de default

El riesgo país, que mide el JP Morgan, siguió escalando esta semana y cerró en 1.425 puntos básicos. Hay que recordar que cuando salieron a la cancha los bonos post canje el EMBI local estaba en 1.100 unidades. El Gobierno no logra revertir el escepticismo de los inversores con la política económica.

En Bonares, el flujo disminuyó drásticamente a raíz de las últimas restricciones y cerraron la semana con bajas moderadas, en ningún caso superiores a u$s0,5. Hubo poco volumen en los bonos soberanos en pesos, ya que el mercado estuvo enfocado en las distintas licitaciones de la semana. Los CER (de moda en el mercado debido a las expectativas de más inflación para los próximos meses) estuvieron demandados cerrando en el punta a punta semanal con subas de hasta 3,5%. La parte corta de la curva quedó operando con rendimientos sobre inflación de entre 0% y 1,5%. La parte media fue la más demandada, y quedó en niveles de CER +2,25% y 6%, mientras que la larga quedó entre 7,5% y 8,25%.

Y los soberanos dólar linked (favoritos porque pagan si hubiera una devaluación del tipo de cambio oficial) cambiaron la tendencia de semanas anteriores, se mostraron ofrecidos cerrando con bajas de hasta 2%.

Para el mercado, hasta que no haya un avance con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que despeje ciertas dudas en el programa económico que habrá para los próximos años, la deuda argentina deambulará sin destino cierto. “El terreno ríspido que Argentina debe enfrentar en lo inmediato podría contar con la ayuda del FMI. Un acuerdo con el organismo no solo traería un alivio financiero sino que también colaboraría con la ingeniería de un plan económico menos incierto y más confiable”, enfatiza GMA Capital.

Reservas y el muro de contención

En lo monetario/financiero, el Gobierno anotó una “victoria pírrica”.  Por un lado, el Banco Central detuvo la caída de reservas (suben 9 millones hasta u$s38.661 millones). Habrá que ver cómo sigue el mes porque viene floja la liquidación de los dólares de la soja y el único que abastece al mercado de dólares es el Central.

De todas maneras, la baja abrupta de la brecha cambiaria sigue siendo festejada en el Ministerio de Economía. El costo es altísimo: el Gobierno (a través de la Anses y el BCRA) se endeuda a tasas del 16% en dólares porque “malvende” bonos para bajar el contado con liquidación y el MEP. Lo que sería un escándalo bajo otra administración hoy es “tolerado” con tal de apagar el incendio que generaron a partir del 15 de septiembre las desatinadas medidas de Miguel Pesce con el súper cepo.

En pasillos oficiales están satisfechos con el hecho de que la brecha se desplomó y que ahora, además, el dólar que surge de arbitrar activos en la Bolsa (el MEP) vale lo mismo que el “solidario”. En el Central detectaron que cada vez hay menos gente comprando billetes verdes vía home banking y hay una preferencia hacerlo vía el mercado donde no le sacan divisas a la autoridad monetaria.

El Banco Central logró detener la caída de reservas en la primera semana de diciembre.

El
Banco Central logró detener la caída de reservas en la primera semana de diciembre.

Pero donde todavía la estrategia oficial no resulta es en tentar a los ahorristas a que se queden en pesos. Los depósitos privados en pesos cayeron en términos reales por tercer mes consecutivo, y la caída se ubicó en línea con el registro de octubre. Según explicó la consultora LCG:

• La baja de noviembre fue impulsada por los depósitos a plazo, que mostraron una contracción del 4,9% mensual real, la más alta desde abril de este año. El mal desempeño de los plazos fijos se corresponde con un incremento en la incertidumbre cambiaria que inició en octubre y quitó atractivo a estas colocaciones, motivando la decisión del BCRA de incrementar en 2 puntos la tasa Leliq (de 36% a 38%) y en 3 puntos la tasa mínima para plazos fijos minoristas (a 37%) a mediados de noviembre.

• Sin embargo, tanto las colocaciones mayoristas como las minoristas empeoraron respecto al mes anterior, registrando una baja nominal mensual (-2,3% y -0,1%, respectivamente).

• Los depósitos a la vista crecieron en términos reales al 0,7% mensual, revirtiendo la caída de los últimos 3 meses. La mejora se explicó por una aceleración en cuenta corriente (1,8% mensual versus 0,8% en octubre) combinada con una marcada desaceleración en el recorte real de los depósitos en caja de ahorro.

• Por último, las colocaciones del sector privado en dólares totalizaron u$s14.747 millones al cierre de noviembre, en línea con el cierre de octubre, apenas registrando movimientos durante el mes. Los depósitos en moneda dura cerraron noviembre con el registro más bajo desde septiembre 2016. Si bien durante el último mes se mostraron estables, en lo que va del año el stock cayó u$s4.700 millones (-24,3% respecto al cierre de 2019). Sobre ese total, poco más de la mitad de la caída se registró entre los meses de septiembre y noviembre (u$s2.400 millones), motivado por el endurecimiento del cepo y las restricciones impuestas por el BCRA desde mediados de septiembre.

Hacia adelante, el panorama no cambiaría demasiado. LCG no espera que haya una reversión en la baja dinámica de los plazos fijos. “A pesar de los incrementos de tasa mínima para minoristas, estas colocaciones siguen sin lucir atractivas con una brecha rondando el 90% que esconde altas expectativas de devaluación y combinada con la competencia que implican las colocaciones de títulos ajustados por CER o atados al tipo de cambio que está haciendo el Tesoro para financiarse”, dice.

Y tampoco se observarían mejoras en relación con los depósitos en dólares. “No esperamos que exista una caída abrupta de cara al cierre del año. Sin embargo, en tanto las reservas continúen cayendo al ritmo actual será difícil ver una recuperación de los mismos”, advierten.

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *