Mirgor “refurbished”: apuesta a las exportaciones y al crecimiento de su canal de retail para 2021 – El Cronista Comercial

Es un mediodía pesado. Pero las nubes del cielo plomizo conceden algo de clemencia al agobiante calor. José Luis Alonso, CEO de Mirgor, dialoga con la prensa en la terraza del local de Palermo, uno de los 56 que tiene en el país GMRA, la pata de retail del grupo.

El año va a terminar siendo muy parecido a lo que pensamos cuando hicimos el forecast de 2020, hace 12 meses”, cuenta. “Cómo y por qué son caminos totalmente distintos. Terminó siendo una coincidencia”, reconoce.

Mendocino de pura cepa, juguetea con una copa de vino tinto. Le echará la culpa al malbec de exacerbar su sinceridad. Mira hacia adelante, mucho más allá de la jungla de cemento que se proyecta detrás de la baranda. Con un 2021 al que, al menos, en lo que hace a consumo de celulares y televisores, ve prácticamente estancado, su apuesta de crecimiento pasa por la recuperación de la industria automotriz –se anima a hablar de 500.000 unidades de ventas, pronóstico mucho más optimista que el de varias terminales–, la consolidación de sus exportaciones u$s 250 millones anuales, entre electrónica, software y granos– y a la ampliación de su negocio de retail, no sólo con más locales: también, con nuevos servicios. Por caso, el “refurbish” de celulares: es decir, venta de dispositivos usados, reparados por la empresa y con certificación oficial.

“En estos días, nos pidieron que iniciemos los trámites para dar el Samsung Certified Pre-Owned. Es un servicio que, hasta ahora, la marca brinda sólo en Corea y en los Estados Unidos. Todo el proceso de certificaciones demandaría seis meses. Con lo cual, en la Argentina, recién podríamos ofrecerlo en el segundo semestre”, cuenta Alonso.



Mirá también

La empresa del grupo DESA ejecutó obras que permitenmejorar y ampliar el servicio eléctrico en toda su área de concesión



Además de producirle el 100% de los dispositivos que compra en el país, Mirgor gestiona la venta directa de la marca coreana en el país a través de GMRA. Fundada en 2017, la empresa tiene 56 puntos de venta en 10 provincias. Además, opera el canal digital, que sextuplicó sus volúmenes por la pandemia.

“Pero abriremos más locales. Una cosa no excluye a la otra. Nuestra estrategia es la omnicanalidad. Los locales se focalizan más en la experiencia que en la venta y, de hecho, muchos hoy funcionan como puntos de colecta de compras hechas online”, describe.

Entre físico y virtual, dimensiona, la empresa pasó de vender 5000 equipos mensuales a 20.000. La Argentina, subraya, es el primer país del mundo en el que Samsung tercerizó su operación de retail.

Alonso espera, en 2021, un mercado que no supere los 7,5 millones de celulares, ni los 2 millones de televisores, no muy distinto al de los últimos dos años. Por eso, el interés en ampliar su negocio de retail por los servicios. “Además, la incorporación de Britghtstar nos dio una buena pase para eso”, refiere.

Habla la fabricante estadounidense que se fue del país y cuyos activos locales compró hace dos meses Mirgor, por el valor simbólico de u$s 1 más la asunción de todos sus compromisos laborales, comerciales y financieros. La transacción le significó sumar dos plantas, 450 empleados, pasar a ser el productor exclusivo de Samsung en el país –hasta entonces, le proveía el 75% de su manufactura local– y la incorporación de un nuevo cliente: LG.

Oportunidad y desafíos

“Fue tomar una oportunidad que se presentó”, asegura Alonso. La adquisición se hizo en un año particularmente adverso. En 2019, la empresa facturó $ 49.112,93 millones (5,3% menos que en 2018) y ganó $ 2123,87 millones por efecto cambiario (su inventario está valuado en dólares). En el primer semestre de 2020, las ventas cayeron 7%, a $ 19.539 millones, y el ejercicio arrojó una pérdida de $ 353,14 millones, contra una ganancia de $ 831,7 millones de un año antes. En estos días, la empresa difundirá los resultados de nueve meses, cerrados el 30 de septiembre.

Tuvimos las fábricas inactivas más de 150 días hábiles en el año, entre la parada técnica del verano y, después, la pandemia. Para una empresa de bajos márgenes y altos volúmenes, cuando la actividad cae así, el golpe es muy fuerte”, explica el CEO.

Al mismo tiempo, la pandemia plantó otros desafíos. Por ejemplo, el desarrollo –en tiempo récord– de un asistente respiratorio en cooperación con Toyota y el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA). También, el soporte dado a la cordobesa Leistung, una de las dos fabricantes nacionales de respiradores artificiales, para que pudiera responder a la explosión de demanda.

“Nos decían que era un suicidio. Pero, en dos meses, lo hicimos. Ayudamos a una empresa que fabricaba 200 respiradores anuales a que los haga por semana”, se enorgullece Alonso. “Pusimos u$s 5 millones en capital de trabajo que Leistung no tenía. Les pisamos las piezas entre sus proveedores internacionales, para que pudieran tenerlas porque todos los fabricantes del mundo estaban comprando insumos”, agrega. Los primeros 1100 respiradores se donaron al Gobierno y cantidad similar se exportó a Bolivia, Perú y otros países. “Mirgor no vio un peso de profit en este proyecto”, vuelve a resaltar.

En lo que hace a su core, las plantas de Mirgor –seis, tras la compra de Brightstar– hoy operan a tres turnos pero al 50% de la capacidad de cada uno, fundamentalmente, por “la nueva normalidad” –más distancia, menos circulación de gente– para fabricar. Espera el año próximo pasar a uno o dos turnos, pero más optimizados.

Lo que vaticina es un año difícil desde los números. “Como tuvimos las plantas paradas tanto tiempo, terminamos realizando nuestros stocks. Habíamos empezado el año con 40.000 televisores y 150.000 teléfonos en inventario. Los vendimos, sí. Pero, por tener las plantas paradas, no los pudimos reponer”, ilustra. “El mundo del retail funciona con un promedio de ocho semanas de stock. Nosotros, hoy, estamos en una”, dimensiona.

Va a ser difícil que el mercado de teléfonos crezca sin Ahora 12, ni financiamiento. Será complejo”, augura. No obstante, la rueda seguirá girando. Ya hay en ejecución una inversión de u$s 5 millones para, a partir de enero, producir el primer celular 5G en el país para su principal cliente, cuando, ni siquiera, se discute la adopción local de esa tecnología.

En términos generales, Mirgor maneja un presupuesto de inversiones que ascenderá a los u$s 24 millones el próximo año. “Tenemos que seguir moviéndonos. Somos una empresa argentina, con accionistas argentinos. La opción es juntarnos a llorar en el Obelisco”, dice Alonso con convicción, en vez de resignación.

Con más de 3000 empleados, Mirgor, fundada hace 37 años, lleva un cuarto de siglo cotizando en la Bolsa de Buenos Aires. El 52% de su capital es floating, con 5000 accionistas. “Me fijé hoy: 4936”, precisa. Tras la salida de la francesa Valeo –que, en los ’90, le había comprado su parte a uno de los fundadores, Socma, el holding de Franco Macri–, el control de la empresa está en manos de Il Tevere, vehículo inversor de la familia Caputo.

Nicolás Caputo, amigo personal y socio político de Mauricio Macri, tiene más del 20% de esa sociedad, lo que le da un 10% indirecto de Mirgor. Alonso asegura que, desde que asumió su cargo, en 2016, tuvo más contacto con algún minoritario que le hace alguna consulta que con el enigmático Nicky. “De hecho, hoy, el mayor accionista de la empresa es el Gobierno: la ANSeS tiene el 21% directo”, contrasta.

El apellido Caputo es una de las dos mochilas con las que carga la compañía. La otra, es la promoción industrial de Tierra del Fuego. Los cuestionamientos a su costo fiscal y, sobre todo, la falta de definición sobre la continuidad del régimen –que vencerá en 2023– lo llevaron a dar un golpe de timón.

“Nosotros pedimos el impuesto a los productos electrónicos”, sorprende. Considera que un gravamen del 7% no tiene tanto impacto en el precio final y, además, mitiga el costo fiscal de la Isla. “Una de las críticas es que, con este régimen, los fabricantes de electrónica cazamos dentro de la pajarera. Tener que compensar balanza comercial va y viene, según la política de cada gobierno. Queremos demostrar que Tierra del Fuego es competitiva per sé”, se descarga.

De los u$s 1000 millones anuales que factura Mirgor, u$s 250 millones son exportaciones. Espera el mismo número para 2021. Además de producto terminado, Mirgor –proveedor de largo plazo de multinacionales como Toyota, Samsung y Pioneer– exporta piezas, como módulos electrónicos y tarjetas electrónicas. Alonso cuenta que enviará un sistema de infotaiment desarrollado con software propio para un cliente en Brasil. El grupo aceleró en el desarrollo de software pocos años atrás, luego de la compra de la empresa Famar. Ahora, proyecta consolidar una software factory en Tierra del Fuego.

“Nuestra estrategia es tener producto de valor agregado exportable. Trabajamos con grandes conglomerados, con los que tenemos líneas de crédito abiertas y trayectoria de buenos pagadores. Queremos, también, empezar a venderles”, agregó.

Un ejemplo de esto es su comercio agrícola. Exporta u$s 70 millones anuales. Empezó con trigo y soja. En breve, concretará su primer embarque de arvejas.

La Argentina está muy corta de dólares. Todos debemos hacer el esfuerzo para poder exportar”, enfatiza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *